La siempre bulliciosa plaza del Mercado