Desde sus orígenes, Elgoibar y su comarca están ligados a la industrialización y al progreso del País Vasco. Elgoibar es una villa rodeada de verdes montañas, situada al oeste de la provincia de Gipuzkoa. El río Deba atraviesa el municipio y los riachuelos provenientes de los montes Azcarate, Muneta, Petomendi y Kalamua, desembocan en él. Esta localidad ha sido, y sigue siendo, un pueblo eminentemente industrial, cuya actividad principal es la fabricación de máquina-herramienta. Hace años las armerías y ferrerías eran abundantes en esta localidad, pero actualmente la producción metalúrgica es la predominante.

recreatuviaje.com
Fotos del museo: Gartzen Martínez Sagarna

El museo nace con el ánimo de recordar su pasado industrial, así como una forma de homenajear a los hombres y mujeres que lo vivieron y protagonizaron. La ilusión ha sido siempre recuperar y conservar el patrimonio relacionado con la máquina-herramienta, con el fin de presentar, y transmitir estos conocimientos a las generaciones presentes y futuras.

El contenido de este Museo se expone en un edificio de nueva construcción, formado por una nave central y dos naves laterales donde se ubican el Taller de Mecanizado-Cuarto de Herramientas-Metrología, la Sala de Exposiciones “Patxi Aldabaldetrecu” y una Herrería típica de comarca. El Museo de Máquina-Herramienta rinde homenaje a los ferrones, forjadores y artífices de Elgoibar que abrieron el surco y cimentaron la industria del hierro que, ahora como antes, absorbe la actividad laboral de la comarca, habiendo alcanzado en la actualidad las altas cotas reconocidas por todos.

En las instalaciones destacan “el taller de mecanizado 1900” (con los modelos más representativos de máquinas fabricados por precursores a principios del siglo XX), “la herrería” (un taller de herrería tradicional con todos los elementos propios de estas instalaciones que abundaron en toda la cuenca del Deba, especialmente a lo largo de los siglos XV y XVI) y la sala de exposiciones y divulgación, donde se muestra la evolución tecnológica de la industria de un modo pedagógico y divulgativo.

Con sus instalaciones y máquinas en funcionamiento presenta de forma única procedimientos de fabricación, descripciones técnicas y ejemplos prácticos con operaciones reales de mecanizado. Además, el museo sirve de guía didáctica para mostrar a las jóvenes generaciones el origen y evolución de las diferentes tecnologías utilizadas en los procesos de fabricación mecánica.

La historia de un pueblo

Los orígenes de la siderurgia en Elgoibar se remontan a la prehistoria y cuentan con los vestigios de Moru (lugar que se puede visitar), poblado de la Edad de hierro (900-500 a.C.). Con posterioridad y en fechas anteriores a la fundación de la villa en 1346, los viajeros y peregrinos, que recorrían su jurisdicción por los ásperos caminos de la cuenca del Deba, lo hacían acompañados del incesante repicar de los martillos de las ferrerías, escalonadas entre Mendaro y Malzaga. En el siglo XV, en el Bajo Deba se registra la existencia de 20 ferrerías.

El año 1757 Florencio Joseph de Lamot, proyectó realizar un gráfico donde quedase reflejada la importancia laboral de aquella época. Encomendó esa labor a José Zameza que, bajo su dirección, plasmó en ese trabajo uno de los mejores documentos referidos a la realidad socio-laboral del siglo XVIII. La industria armera, situada en el bajo Deba a partir de 1860, inicia la instalación de máquinas-herramienta accionadas por transmisión general, utilizando la energía hidráulica como fuente de energía.

Una de esas empresas fue “La Euskalduna”, que fundada en el año 1862 en Soraluze-Placencia de las Armas, tuvo notoriedad internacional en esos tiempos que se han clasificado como los de la “industrialización”. Cuatro décadas después en los primeros años del siglo XX se implantó en Bilbao, la factoría de construcción naval de este mismo nombre y que actualmente se le recuerda en el palacio de congresos “Euskalduna”, ubicado en el mismo lugar.

El 29 de junio de 1877, terminada la Segunda Guerra carlista y cerradas las ferrerías, Romualdo García toma el relevo, instalando la fábrica siderúrgica de San Pedro de Elgoibar, en una vega junto al río Deba. El abastecimiento de mineral de hierro procedente de Muzkiz (Bizkaia) y la salida de material elaborado la realizan por el puerto de Deba, con los vapores Rufina y Albertito, ambos propiedad de la empresa.

Todas las fábricas creadas durante el siglo XIX disponían de taller de mecánico de reparaciones equipados con las máquinas-herramienta imprescindibles para realizar piezas de repuesto, entre las que cabe destacar el uso de tornos, fresadoras, limadoras, taladros, etc. Pasado el tiempo, oficiales formados en estas empresas se fueron independizándose, instalando pequeños talleres mecánicos auxiliares, dedicados a la fabricación de utillaje, mecanizado de piezas de repuesto y reparación de máquinas en general. A partir de 1895, por evolución natural, algunos de estos talleres iniciaron la construcción de máquinas-herramienta. Por lo tanto, la historia como fabricantes de máquinas-herramienta, se inicia a finales del siglo XIX.

La revolución industrial también incide en el aprendizaje de los oficios. La estructura gremial fuertemente arraigada en las ferrerías se sustituye por una organización funcional y especializada que precisa de una formación técnica básica para su desarrollo. Así en 1899 se incorpora a la nueva escuela de enseñanza primaria y nocturna de adultos, una Academia de Dibujo dirigida por Bernardo Ecenarro, transformó en escuela de Artes y Oficios el 7 de febrero de 1916. Entre 1899 y 1951, recibieron clases de dibujo y mecánica, en régimen nocturno 3.734 alumnos. En 1951 se constituye la escuela de Aprendizaje Industrial dirigida por Amadeo Aizpitarte, que el 24 de mayo de 1964 se transforma en la nueva Escuela Mecánica de Formación Profesional en el barro de San Roque.

Desde 1914 fecha de su fundación hasta principios de los ochenta. La Escuela de Armería de Eibar fue la referencia para quienes deseaban ampliar su formación.

La Comarca

Debabarrena está compuesta por ocho municipios, seis guipuzcoanos (Deba, Eibar, Elgoibar, Mendaro, Mutriku y Soraluze) y dos vizcaínos (Ermua y Mallabia). Recibe su nombre del Deba, río que en la antigüedad marcó la frontera entre las tribus vascas de Várdulos y Caristios, hoy día Territorios Históricos de Gipuzkoa y Bizkaia.

Debabarrena es ante todo una comarca diversa. Esta diversidad está reflejada en un paisaje en el que contrastan, y a la vez se funden, el azul de la costa y el verde intenso de sus montes; un paisaje que llama poderosamente la atención de quienes visitan este singular rincón de Euskadi.

Pero la diversidad no se ciñe tan sólo al paisaje. En Debabarrena se mezclan las viejas tradiciones con la más avanzada tecnología y la oferta de servicios más completa. Y todo ello, en un reducido espacio físico dotado de buenas comunicaciones y corta distancia de cualquiera de las capitales vascas.

Historia

Antiguamente Elgoibar esta situada en la tierra denominada Marquina de Yuso. Alfonso XI en 1346, firma la Carta Puebla con la que se funda Elgoibar con el nombre de Villamayor de Marquina. Y es en 1472, cuando las Juntas de Gipuzkoa y los Reyes Católicos, autorizan que se llame Elgoibar, puesto que el terreno de los alrededores de la actual parroquia de San Bartolomé donde se construye la ciudad amurallada, se denominaba Elgoibar.

A lo largo de la historia, Elgoibar sufrió varios incendios. Pero los elgoibarreses supieron sobreponerse a la adversidad, y permitieron que Elgoibar floreciese. En 1883 entra en funcionamiento la fuente de la plaza con agua potable; y en 1893 se inagura el alumbrado eléctrico en las calles. Poco a poco el pueblo fue extendiéndose hacia las montañas hasta convertirse Elgoibar en el pueblo que hoy día conocemos.

Casco histórico

En 1459 Martín Sancho construyó la iglesia del monasterio de San Bartolomé de Olaso. El monasterio y la iglesia desaparecieron, pero en su lugar se conserva la entrada de la iglesia que es, a su vez, el acceso al cementerio de Olaso, de gran belleza e importancia histórica y artística. La ermita de la Magdalena, de 1346 aproximadamente, estaba situada fuera de los límites de la muralla que rodeaba la villa, en un cruce de caminos y era paso obligado de aquellos que se dirigían a Castilla.

En Nafarroa plaza se encuentra la Casa Torre de los Altzola. Los primeros documentos sobre este edificio datan del año 1484, aunque sus orígenes son anteriores. En momentos de emergencia, el edificio sirvió de sede para los concejos de la villa. Como en 1560, cuando un incendio destruyó parte del pueblo y la Casa Torre acogió las reuniones entre vecinos y el Ayuntamiento para su reconstrucción. En Aita Agirre plaza, conocida también como plaza Txikixa, se halla el antiguo Colegio Padre Aguirre.

El punto neurálgico en la vida de Elgoibar es Foruen plaza, más conocida como plaza Handixa. Una plaza barroca perfecta y armoniosa donde se ubica el Ayuntamiento, construido por los hermanos Ibero, en 1737. El escudo de la villa, otorgado por los Reyes Católicos en el año 1498, domina el edificio. En Foruen plaza se sitúa también la iglesia de San Bartolomé (patrón de Elgoibar), obra de Longa, Larraza y los Ibero. Se inauguró en 1716, después de veinticinco años de trabajos. Templo de estilo escurialense, dispone de una torre de estilo barroco y un altar de clara proyección clásica. Completan este hermoso conjunto un edificio de antiguas casas porticadas y el frontón más antiguo, construido en 1751.

Entorno Natural

Pequeños valles que reflejan todas las tonalidades del verde caracterizan el entorno natural de Elgoibar: Rincones ocultos para descubrir otra forma de hacer turismo y disfrutar en armonía con la naturaleza. En cualquier época del año. Kalamua es uno de los montes más queridos para los elgoibartarras. La cima, de 771 m., sirve de límite territorial entre Markina y Etxebarria, en Bizakaia, y Elgoibar.

El “bidegorri”(carril-bici) entre Elgoibar y Maltzaga, de 2,2 km, arranca desde el puente sobre el río Deba que conecta la calle Xilixión y San Roke Bailara (Elgoibar) por el camino que sirve de acceso al caserío Andikano. De ahí se avanza siguiendo aproximadamente el camino existente paralelo al río Deba. El trayecto discurre junto a las centrales hidroeléctricas Laupago, Erdiko y la situada bajo la AP-8 hasta situarse en frente de la glorieta de Maltza.

Lugares de interés

Ayuntamiento. Edificio de estilo barroco construido por Ignacio y Francisco Ibero en 1737.

Molino de Apraiz. El caserío Zabale Torre conserva elementos originales del siglo XV como las protadas de arco apuntados, ventanales gemiados, saeteras o modillones.

Casa de la Cultura. Se ubica en la Casa Torre de los Altzola y data de finales del siglo XV.

Frontón. Se trata del frontón más antiguo de Euskadi, construido en 1751.

Iglesia de San Bartolomé. La iglesia de San Bartolomé (1716) es obra de Longa, Larraza y los Ibero. El retablo mayor es una pieza neoclásica de Justiniani y Ugartemendia.

Pórtico de Olaso. En 1459 Martín Sancho construyó la iglesia de San Bartolomé de Olaso, de la que desde finales del siglo XVIII se conserva el pórtico como entrada al cementerio.

Exposición

Entre el 8 de julio y el 4 de octubre el Museo de Máquina-Herramienta acogerá la interesante exposición de esculto-pintura del bilbaíno Fernando Calleja “Paisajes siderúrgicos” (Altos Hornos de Bizkaia). Pinturas realizadas con una técnica escultórica de alto relieve. Como su propio nombre indica se trata de una exposición mezcla de pintura y escultura.

Horario

Lunes a viernes: 8:00h – 13:00h y 14:30h – 17:30h

Junio a Octubre: sábados, domingos y festivos; 10:00h – 13:00h

Agosto: martes a domingo 10:00h – 13:00h (lunes cerrado)

Más información:

Museo de la Máquina-Herramienta

Azkue auzoa, 1- 20870 Elgoibar Gipuzkoa
Tel.: 943 74 84 56
www.museo-maquina-herramienta.com
Oficinas de turismo
Deba
Ifar Kalea, 4 –Tel: 943 192 452
www.deba.net
Mutriku
Txurruka Plaza, z/g – Tel: 943 603 378
www.mutriku.net