La villa de Lekeitio se sitúa en el litoral oriental de la provincia de Bizkaia, en la comarca de Lea-Artibai, está a 55 Km de Bilbao y se asienta sobre las laderas de los montes Otoio y Lumentza, que en suave pendiente bajan al mar. El río Lea, convertido en ría, desembocan sus aguas en el mar Cantábrico entre las playas de Izuntza y Karraspio, dejando a su lado izquierdo la isla de Garraitz (San Nicolas), a la que se accede a pie en bajamar.

Texto y Fotos: Kiko Martínez
DSCF1724Hoy día Lekeitio es un pueblo que mira al mar, con un casco antiguo que nos habla de su pasado pesquero y artesano, que esconde casonas, torres y conventos entre sus estrechas calles empedradas y que desemboca en un puerto lleno de animación, donde todavía podemos ver los barcos descargar el pescado o a las rederas cosiendo.

Todo llama a la tranquilidad, no en vano Lekeitio forma parte de las ciudades lentas (CITTÁ SLOW): pasear por el puerto y la playa, ver la puesta de sol o las olas rompiendo en invierno. El calendario cultural está lleno de acontecimientos como ferias, teatro de calle, cine exposiciones, fiestas y tradiciones. En definitiva, un buen ambiente para disfrutar con sus gentes y sumergirse en las sensaciones que nos traen los vientos del mar.

Lugares que hay que visitar

Patrimonio artístico.

Es impresionante. Su casco histórico se divide en dos barrios, el artesano y el marinero. Dentro del mismo destacan: La Basílica de Santa María de la Asunción, edificio del gótico tardío, terminado a finales del s. XV, merece una detenida visita para contemplar su portada y su desarrollo horográfico, sus gárgolas, sus agujas… y bien merece una visita al interior donde destaca el altar mayor, el órgano Caballe-Coll, el armonio, la imagen de la Magdalena, las laudas… El retablo del altar mayor, gótico-flamenco de principios del s. XVI, ha sido recientemente restaurado. Por sus dimensiones y su policromía es el más importante de Bizkaia con un retablo gótico-flamenco cuyas dimensiones en la península solo son superadas por los retablos de Sevilla y Toledo, los palacios Uriarte, Oxangoiti y Arostegi, las Torres Turpin, Arteita y Dorre Zaharra, la Antigua Cofradía, la Plaza de Arranegi, los restos de la muralla medieval y el Palacio Abaroa.

La Basílica de Santa María de la Asunción

La Basílica de Santa María de la Asunción

La costa y el puerto

Descendemos desde la plaza de la Independencia con su monumento de Pascual Abaroa hasta el puerto Txatxo, para disfrutar de la actividad pesquera. El puerto es el máximo atractivo del casco urbano, sobre todo cuando llegan los pesqueros con bonito y anchoa. Algunos días se puede todavía comprar pescado fresco en la lonja del puerto o en sus proximidades, si hace buen día. Se debe acabar el paseo en el rompeolas a mar abierto, allí nos espera la ermita de San Juan de Talako, con maravillosas vistas de la costa.

DSCF1777

Otros lugares que merece la pena visitar son el puente de Isuntza, la isla de San Nicolas, al cual podemos acceder a pie en marea baja, y el faro de Santa Catalina, lugares que nos ofrecen un paisaje magnífico. Además, es de destacar la propia playa de Isuntza, ya que nos permite realizar un agradable paseo al tiempo que disfrutamos de una panorámica incomparable del municipio.

Faro de Santa Catalina. Es  un centro de interpretación basado en las tecnologías de la navegación, siendo el primer faro visitable en Euskadi.

Visitas guiadas por el casco histórico de la Villa y concertadas con la Oficina de Turismo.

Barco de Bajura “ Playa de Ondarzabal”. Visitas guiadas.

Gastronomía

Por cualquiera de las tabernas y restaurantes cercanos al puerto se come bien. En concreto es aconsejable ir de pintxos, y así poder aprovechar mejor el tiempo y disfrutar de todas las bellezas que nos ofrece esta villa marinera. Son recomendables sus pintxos de bonito, de anchoa, sus gildas y en general la enorme variedad y oferta gastronómica que podemos encontrar sin mucha dificultad.

Rutas para pasear

La subida al monte Lumentza, tiene algo de dificultad, pero es muy cortita, es un camino empedrado jalonado por un Vía Crucis, así llegaremos a la cima del monte Lumentza, en el camino hay una explanada, que es el antiguo depósito de aguas de la villa, en el que encontraremos una flecha direccional con dos alternativas: la cueva de Lumentza o monte Lumentza. Del depósito de aguas seguimos el sendero principal, pasando por un encinar y siguiendo el Vía Crucis que nos acompaña hasta llegar a las tres cruces, situadas en la cima del monte, una explanada artificial, hecha durante las guerras carlistas para situar los cañones, debido a ser una zona estratégica donde se contemplan toda la villa de Lekeitio y unas magníficas vistas del Golfo de Vizcaya.

Ruta Peatonal “Lea ibilbidea” inaugurada en Marzo de 2006 recorre los últimos siete kilómetros del río Lea antes de su desembocadura en Lekeitio. Para comenzar esta ruta nos dirigimos desde Lekeitio dirección Mendexa siguiendo el curso de la ría. Una vez atravesado el puente ya encontramos las señales del camino. Las obras para acondicionar el resto de la ruta hasta el nacimiento en la ladera del monte Oiz han comenzado y harán posible recorrer toda la cuenca, aproximadamente 23 kilometros.

Unos carteles con la leyenda “Lea ibilbidea, ingenio&natura” señalan el acceso a la ruta. El nombre con el que se ha bautizado esta ruta evoca lo que encontraremos en el camino: naturaleza viva y muchos ejemplos de ingenios utilizados en otras épocas que supusieron un gran avance técnico: ferrerías, presas, puentes, caseríos etc. El camino transcurre en paralelo al río, utilizando los tramos históricos que se han podido respetar y otros construidos en madera que lo hacen muy cómodo para realizarlo todo tipo de público. La vegetación que lo rodea, robles, encinas, castaños, eucaliptos, pinos y el paisaje marítimo con viejos esqueletos de barcos hacen de esta ruta un lugar muy especial.

Al principio de la ruta encontramos la Casa Solariega de los Zubieta, caserón de estilo barroco que veremos al otro lado de la ría. la ruta “Lea Ibilbidea” la terminaremos en Oleta, donde hay una zona preparada para los niños con columpios, bancos etc. En este punto podemos coger un autobús de vuelta hasta Lekeitio o volver de nuevo por la orilla de río Lea.

Fiestas tradicionales

Los San Antolines. Se celebran entre los días 1 y 8 de septiembre. Entre numerosos actos destaca, por su antigüedad y curiosidad la Fiesta de los Gansos, que se celebra normalmente el día 5 de septiembre

Los San Pedros. Se celebran en Lekeitio entre el 29 de junio y el 1 de julio.

Cabe destacar la curiosa ceremonia de la Kilin-Kala, en que los portadores de la imagen, realizan una inclinación hacia el agua. También es de resaltar el tradicional baile de la Kaxarranka. El danzante baila en un arcón sostenido por ocho marineros. Su vestimenta es muy característica: lleva frac, camisa y pantalón blanco, pañuelo

rojo al cuello y un clavel rojo en la solapa; porta una chistera en la mano derecha y banderín rojo con las insignias de San Pedro en la izquierda. Primeramente baila debajo del arco de San Pedro, en el puerto.

Después recorre las calles, repitiendo el baile delante de la casa del actual presidente de la Cofradía de Pescadores y en la plaza, delante del Ayuntamiento.

Deportes náuticos

Piragua por la ría, vela, buceo o pescar en el muelle con licencia evidentemente.

Cómo acceder a Lekeito

Desde Bilbao se puede llegar en autobús con la línea A3512 de Bizkai-Bus (Bilbao-Lekeitio que sale desde la estación de autobuses termibus –situado en la salida del metro en San Mames- hay autobuses cada hora. Por carretera es posible acceder por la autovía del Cantabrico(A-8), hasta Durango y continuar por BI-633 hasta, Plazakola desde donde se toma la BI-3405 hasta Lekeitio o bien por la autovía A-8 hasta Amorebieta, para continuar después por la BI-635 hasta Gernika y de Gernika hasta Lekeitio por la BI-638.

Datos prácticos:

Más información en la Oficina de Turismo
Independentziaren Emparantza
48280
Tel. 946 844 017
Fax: 946 844 167
www.lekeitio.com

Paseo por el Puerto

Paseo por el Puerto