“Un crianza con presente y con mucho futuro”

Texto: Kiko Martínez

No sabemos si es casualidad que la bodega Paternina haya elegido Bilbao y al Athletic a la hora de presentar “Federico Paternina Selección Especial 08”. Como curiosidad podemos decir que tanto Paternina como el Athletic son centenarios y a los dos les gusta la crianza para lograr los mejores resultados. Además, Haro es la capital del vino Rioja y su bodega en Ollauri es la catedral de las bodegas, del mismo modo que San Mamés es la catedral del fútbol y, por si fuera poco, el primer Señor de Vizcaya fue Don Diego López de “Haro”… ¡Qué más se puede pedir!… Con estos antecedentes, el destino de “Federico Paternina Selección Especial 08” para su puesta de largo no podía ser otro que Bilbao y el Palacio Ibaigane, lo que es sin duda un aval para un futuro lleno de éxitos y grandes satisfacciones para este vino que comienza su andadura.

Las bodegas Paternina pretender marcar con este vino un antes y un después a partir del relevo generacional que supone el fallecimiento hace dos años de su presidente Marcos Eguizábal, historia viva de la modernización de Paternina a partir de los 80. En este momento se han puesto al frente del grupo Paternina sus hijos Carlos y Rosa Eguizábal que pretenden a partir de aquí darle un toque más personal y moderno a sus vinos, sin abandonar la esencia y la historia que ha hecho posible al grupo Paternina ser uno de los grupos punteros de la enología en España.

Federico Paternina Selección Especial 08

Este vino conjuga a la perfección la tradición y la esencia de Paternina con la modernidad de los tiempos. Por una parte, la selección de la uva -100% tempranillo, cosechadas manualmente en poda en vaso – lo que supone una menor cantidad pero mayor calidad-, situadas en suelos arcillo-calcáreos, procedentes de viñedos de Rioja Alta y Rioja Alavesa con más de 23 años sus cepas. Y por otro lado, la elegancia y complejidad en la cata con aroma y sabor a frutos rojos, chocolate y especias, un vino moderno que te atrapa y convence por la intensidad que desprende desde el primer momento en nariz y boca.

Carlos Estecha ha sido el enólogo de la bodega y ha conseguido un vino redondo, un crianza con más cuerpo, con más intensidad de color y más aromas, un crianza con presente y con mucho futuro. Marida perfectamente con todo tipo de carnes, en especial las carnes grasas como puede ser el cordero típico en la Rioja.

La crianza se ha realizado durante 12 meses en barrica de roble blanco americano con un par de trasiegas. El índice de polifenoles es alto así como su graduación alcohólica -13’5º – algo superior a lo que habitualmente nos tiene acostumbrados Paternina a nivel de crianza. El diseño de la etiqueta lo ha realizado Salvatore Adduci, valor seguro en el mundo del diseño.

Según nos comenta Alex Candina (Gerente de MER Costa Vasca, delegación de Paternina en Vizcaya) “Hasta el momento la aceptación ha sido muy positiva, en la hostelería se han sorprendido no esperaban que Paternina lanzase un vino de estas características. La idea es que Federico Paternina Selección Especial 08 sea el arranque y el inicio de una familia de vinos que en primavera tendrá su segundo hijo, un blanco muy especial, coupage de uva viura y Chardonnay, algo muy novedoso en Rioja y Paternina, pues hasta ahora había coupage de viura y malvasía o solamente viura”. .El nuevo vino se presentará probablemente en marzo y se llamará Federico Paternina 11, pues que así sea.

Breve historia de Bodegas Paternina

Sus inicios se remontan al siglo XIX en Ollauri, en la Rioja Alta. Su creador Federico de Paternina en 1896 comenzó con tres bodegas en la parte más alta del pueblo. La característica fundamental de éstas es que están excavadas en la roca viva por canteros gallegos a cuarenta metros de profundidad. Las más antiguas datan de finales del siglo XVI y destacan por sus arcos de estilo mozárabe, es toda una experiencia pasearse por sus galerías. Aquí se encuentran los vinos de históricas cosechas, como la de 1928 en vinos tintos y la de 1918 en blancos, conservados en perfecto estado. En el interior de la bodega, se abren cuatro amplias cavas de 150 metros de longitud cada una, con una capacidad de cuatro millones de botellas que maduran en una temperatura uniforme todo el año

En el 1922 la bodega es adquirida por la Cooperativa de los Sindicatos Agrícolas Católicos de Haro y se inicia la expansión ya fuera de la mítica Bodega de Ollauri, pues era materialmente imposible seguir excavando el terreno sin poner en peligro lo ya hecho. Esta importante decisión fue determinante a la hora de aumentar la capacidad de producción.

En 1984 la sociedad es adquirida por el empresario riojano Marcos Eguizábal Ramírez y es en 1990 cuando se inicia la modernización de las instalaciones, incorporando nueva tecnología tanto en la elaboración como en el embotellado.

En 1994 se produce la fusión por absorción de la firma jerezana Bodegas Internacionales, dando origen a la División Jerez de Paternina y cuatro años más tarde sale a Bolsa Federico Paternina S.A. siendo en el año 2000 cuando se inauguró la nueva bodega Ribera de Duero en Quintana del Pidio, llamada “Marqués de Valparaíso”.

Datos de interés:

En Vizcaya lo comercializa y distribuye la empresa MER Costa Vasca (Delegación de Paternina en Vizcaya)

www.mercostavasca.com

Para más información:

www.paternina.com