En el reciente inaugurado Centro de Interpretación de Gallocanta una veintena de empresarios turísticos de la comarca zaragozana Campo de Daroca se han reunido con diez operadores y agentes del sector turístico en el primer workshop -encuentro de trabajo- organizado por la Comarca. Este encuentro ha sido una oportunidad de negocio única para los empresarios que han cerrado reuniones de comercialización con agencias de viajes, turoperadores y organizadores de eventos de carácter nacional, interesados por el turismo cultural y de naturaleza.

recreatuviaje.com

 
Esta acción de comercialización cierra una serie de actuaciones de promoción del destino que ha puesto en marcha la Comarca Campo de Daroca y que, entre otras, les ha permitido participar con éxito en la 6ª Bolsa de Contratación de TCV, que tenía lugar el pasado 25 de febrero en Feria Valencia con la participación de 70 compradores de carácter internacional. El destino Campo de Daroca pone así en valor su oferta turística, con la finalidad de promocionar un sector emergente que en los últimos cinco años ha triplicado el número de plazas y ha mejorado significativamente su oferta con la creación de nuevas empresas de turismo y ocio.

Un viaje por la comarca

Los operadores turísticos han podido disfrutar durante dos días de los recursos turísticos de la Comarca de Daroca recorriendo los principales espacios naturales y recursos culturales de la Comarca, han degustado la gastronomía típica y han probado los diferentes servicios y su oferta complementaria. El viaje de familiarización (famtrip) les ha permitido conocer de primera mano el potencial turístico del destino, visitando lugares como el Aguallueve de Anento, las Hoces del río Piedra, el conjunto histórico artístico de Daroca o la cuenca de la Laguna de Gallocanta, entre otros.

Los operadores turísticos que han asistido al Famtrip coinciden en señalar que es fundamental dar a conocer este destino con acciones de promoción de este tipo, ya que la comarca cuenta con un importante potencial turístico todavía desconocido para muchos”, señala Oscar Bruno, de Grupo Cyae. Según explica la consejera de Turismo Teresa Civera “desde la Comarca seguiremos invirtiendo en acciones que permitan dar a conocer el destino y que beneficien al conjunto de empresarios de la comarca”.

Anento

La antigua presencia humana en la zona queda corroborada por la existencia de varias hileras de un torreón celtibero (300 A.C.) o de San Cristóbal.

Documentado ya en el año 1357, Anento conserva un típico urbanismo medieval, con calles empinadas a los pies del castillo. Fue un lugar estratégico que sirvió de refugio y resistencia contra los ataques de Pedro el Cruel, sin llegar a ser conquistado.

La iglesia de San Blas es una construcción románica del siglo XIII con entrada gótica, del siglo XIV y torre de piedra del siglo XV. En el interior se pueden observar varios retablos góticos, destacando el retablo mayor realizado por el Maestro Blasco de Grañén. El coro está cubierto de yesería mudéjar como también es de tradición mudéjar el púlpito, uno de los pocos de este estilo que se conservan, de finales del siglo XV.

Existen dos ermitas de estilo románico Santa Bárbara y San Cristóbal.

En el aspecto natural, posee un paraje de especial belleza conocido como el Aguallueve, manantial producido por la filtración de las aguas a través de las rocas. Su rica repostería tradicional se amasa en el Horno antiguo con ocasión de diversas festividades y eventos como Santa Águeda y San Blas.

En esta pequeña localidad medieval se enclava el impresionante Aguallueve. Desde la localidad, y perfectamente señalizado, se inicia un recorrido rodeados entre árboles centenarios cubiertos de hiedra. El Aguallueve es un manantial que cae continuamente en forma de gotas de agua, creando un espectacular relieve, con paredes de piedra y musgo y pequeñas grutas escondidas en su interior. Con el paso del tiempo, la humedad ha creado un pequeño microclima rico en juncos, helechos y mentas, extremadamente diferente del resto de ecosistemas que encontramos unos metros más arriba. El agua se recoge en una balsa que después se canaliza para el riego de campos y huertos. El Aguallueve genera un bonito valle rebosante de naturaleza que puede recorrerse entre pinos, chopos y zarzamoras y animales autóctonos como el mirlo, el cuco y el corzo.

Daroca

Capital de la Comarca que lleva su nombre, con casi un tercio de la población de este territorio, la antigua ciudad de Daroca se muestra como uno de los conjuntos urbanos de mayor belleza de Aragón.

Su primitiva localización, en el circo formado por varias barranqueras soleadas que desaguan en su calle Mayor, se debe a los árabes quienes, a mediados del siglo VIII le dieron el nombre de Daruqa. Desde su fundación Daroca ha tenido gran relevancia histórica, en la que tres grandes culturas, cristiana, musulmana y judía dejando una herencia espectacular, tanto en arquitectura civil y religiosa. El recinto amurallado, con el que ganó el título de ciudad y el de Puerta Férrea de Aragón, recibe al visitante con sus Puertas abiertas, y les invita a recorrer sus calles impregnadas de leyenda.

Las iglesias históricas de la ciudad, todas iniciadas en el siglo XII guardan en sus exteriores o interiores, importantes tesoros artísticos y religiosos: La Iglesia de Santa María custodia la reliquia de Los Corporales; San Juan y Santo Domingo son los primeros ejemplos de Mudéjar aragonés y San Miguel conserva unas pinturas murales góticas donde se manifiesta la relación de Daroca con las artes pictóricas y musicales.

Una de las obras hidráulicas más importantes del siglo XVI, es la popularmente conocida como La Mina, la cual canaliza desde entonces las aguas torrenciales de diversas ramblas para que no asolen la ciudad.

Paseando por sus calles, plazas, barrios de la morería y judería, sus iglesias y museos, estamos haciendo sin duda un recorrido por la historia de Aragón.

Hoces del río Piedra

El valle rocoso que el río Piedra ha labrado procedente de Castilla entre Torralba de los Frailes y Aldehuela de Liestos es uno de los paisajes más significativos de la comarca. Su naturaleza se manifiesta en un agreste desfiladero abierto a espesos carrascales, bosques ribereños y una prolífica colonia de aves rapaces que despierta el interés de lo amantes de la ornitología.

El río Piedra nace por la unión de diversas ramblas que descienden desde la Sierra de Caldereros en Castilla. Atraviesa el término de Embid y se encaja al formar un cañón para entrar en tierras aragonesas. Las Hoces del río Piedra cuentan con un pequeño refugio abierto y una básica infraestructura recreativa que ofrece al visitante la posibilidad de realizar diferentes actividades como rutas de senderismo y escalada en las vías habilitadas para ello.

La ruta en torno a las Hoces tiene una duración aproximada de 2 horas. A la entrada de las Hoces se encuentran las ruinas de un antiguo molino y sobre éste una roca que forma un grueso monolito natural conocido como “Torrejón del Molino”.

Si nos fijamos en el prado, podemos observar varios ejemplares de chopo cabecero y un poco más arriba se halla una pequeña represa sobre el “Pozo de las Escaleras” y el viejo azud que desviaba el agua hacia el molino. En su interior ha crecido una flora y fauna de especial interés, destacando una importante colonia de buitre leonado.

Más información:

Comarca Campo de Daroca
Calle Mayor nº 60-62 50.360 – Daroca, Zaragoza (ES)
Tel 976 54 50 30
www.comarcadedaroca.com