La Casa de Arriba. Casa rural de Molinos de Duero en Soria | Recreatuviaje.com

Esta casa construida en el siglo XVIII en piedra y madera esta rehabilitada como casa rural con todo tipo de prestaciones como lugar de ocio y descanso en un paraje singular en tierra de pinares en Soria, a los pies del Pico del Águila y envuelta por los picos de Urbión y rodeada del Pantano de la Cuerda del Pozo.

Texto y fotos: Kiko Martínez.
El propietario, Gregorio Rodríguez, te recibe con cordialidad y amabilidad, aparte de esta casa es propietario de dos más, no dudes en preguntarle cualquier cosa de interés ya sean lugares a visitar, así como costumbres e idiosincrasia de sus gentes, eso sí en la casa no se admiten animales domésticos.

La mayoría de las casas de Molinos de Duero tienen una entrada en forma de arco con amplios aleros, las ventanas y balcones están protegidos con forja, típicos de la arquitectura pinariega. Esta casa es la excepción pues el arco esta dividido en dos y por tanto se dividió la vivienda por la mitad. Las paredes tienen un grosor cercano al metro, con lo que el aislamiento es perfecto.

La Casa esta compuesta por dos habitaciones con camas de matrimonio y otras dos con dos camas cada una además de dos cuartos de baño uno con bañera y el otro con pie de ducha, además de calefacción central salón comedor y cocina completa. El alquiler es toda la casa.

La Casa de Arriba es el lugar ideal para emprender cualquier tipo de actividad, pues esta en el centro de la Soria verde. Si nos apetece senderismo amable, sin muchas pretensiones se puede hacer por la orilla del Duero o paseando alrededor del pantano de la Cuerda del Pozo entre pinos y robles principalmente. Si queremos algo más sacrificado podemos intentar los picos de Urbión o el de Zurraquín y contemplar desde arriba la laguna Negra o llegar a la piedra Andadera e intentar moverla por la ruta GR 68, sendero ibérico soriano (esta ruta recorre las cimas más sorprendentes de Soria y se caracteriza por sus deslumbrantes paisajes)

Otros lugares de interés

Playa Pita para actividades acuáticas, el Puerto de Santa Inés para deportes de invierno, el Cañón de Río Lobos, Calatañazor, El Burgo de Osma o Soria capital. Otra fecha interesante es a comienzos de otoño con la berrea.

Peculiaridades del entorno

Pingada

Cada año hay una tradición que es la levantar los mayos, a esto se le llama “pingada” y se celebra en todos los pueblos piraniegos. El mayo consiste en levantar un tronco lo más alto posible en un lugar preeminente del pueblo en el primer día de la fiesta, cuanto más alto sea el árbol mejor. Esta tradición es probablemente de origen celta además de un símbolo fálico que llama a la fecundidad.

La “suerte de pinos”

Los «derechos de suertes» consisten en el aprovechamiento de los bienes comunales de los municipios pinariegos. Se divide en partes iguales los excedentes provenientes de la explotación de los pinares. Por lo general se adquiere después de la boda; una suerte cada matrimonio y media suerte los solteros mayores de 25 años. Esto ha permitido la solidaridad por parte de todos del cuidado del bien común que es el pino y así se han evitado posibles incendios. En la actualidad, debido a la crisis y a los nuevos productos de construcción este sector ya no permite vivir de él, desde ya hace cuatro años no se realizan sacas de árboles y por tanto las actividades en estos pueblos se han derivado hacía el mundo de las setas, la explotación ganadera, el turismo rural y el turismo activo, siendo una actividad en continua expansión.

Gastronomía

Esta zona es reconocida por su famosa caldereta, así como ha sido la avanzadilla en el mundo de la micología con numerosos platos alrededor de las setas sin olvidarnos de la trufa. Otros productos a destacar son todos los derivados de la matanza (chorizo, lomo, picadillo y los mejores torreznos del mundo, bajo el punto de vista de mí subjetividad), aparte del excelente ganado vacuno y caballar para el deleite de los carnívoros.

En Molinos de Duero hay horno de leña, con un pan exquisito y unos bollos y magdalenas caseros dignos de reseña.

Nota:

Si algo negativo se puede y se debe comentar es la poca profesionalidad de la hostelería en Molinos de Duero: evite especialmente el Bar Pérez regentado por dos hermanas longevas que no saben lo que venden y encima al forastero le crujen la cartera. Para ir de bares puede acercarse a Salduero, que es un paseo; o, si no, a Vinuesa.

Más información:

www.casasruralesmolinosdeduero.com

Tfno: 678 664 430